Qué es el movimiento scout

El escultismo comenzó formalmente en 1907, cuando Robert Baden Powell, su fundador, llevó a cabo el primer campamento scout en la isla de Brownsea, en Inglaterra. En 1908 escribió en su libro "Escultismo para muchachos" lo que serían los principios del movimiento.

El Movimiento Scout es una organización internacional que pretende por medio de la educación en el tiempo libre, la formación de personas libres y responsables, abiertas y solidarias, comprometidas y criticas. Y en concreto el Movimiento Scout Católico es un movimiento integral de la persona, siguiendo la metodología scout bajo la perspectiva de la palabra y el testimonio de Jesús.

 

 

1. El Escultismo es un Juego

 

Baden Powell decía que el escultismo es un juego, una herramienta educativa que responde a unos objetivos fundamentales, se construye a partir de unos elementos básicos y se pone en práctica a través de las actividades que, a su vez, son también juegos.

 

El juego tiene como consecuencia el gusto por aprender, por lograr un objetivo, gracias a sus características esenciales: la acción, la imaginación, la aventura, la diversión, la asociación en equipos, el reparto de papeles y el respeto a las reglas pactadas.

 

 2. El Escultismo es un Método

 

El Método Scout es un sistema educativo que está formado por distintos elementos que se complementan y se integran.

 

El Método parte de una idea fundamental: confía en que cada persona es responsable de su propio desarrollo. La clave del progreso personal para el Escultismo es que cada niño, niña o joven, a partir de sus centros de interés, desarrolla sus capacidades y habilidades para descubrir nuevos intereses y desarrollar nuevas capacidades y habilidades, según su propio ritmo.

 

3. El Método Scout se articula en Programas y Proyectos

 

El Sistema de Programas, centrado sobre todo en el progreso individual, propone el desarrollo de objetivos a largo plazo sobre una línea de trabajo bastante predeterminada y concreta.

 

El Sistema de Proyectos, fundamentalmente orientado hacia el progreso comunitario, propone trabajar a través de actividades complejas articuladas a partir de la secuencia reflexión-acción-reflexión.

 

En línea con la mayor parte del Escultismo Católico en Europa, Movimiento Scout Católico opta en su Programa de Jóvenes por un sistema mixto, en el cual coexisten itinerarios de progreso individual adaptados a cada persona con proyectos comunitarios muy abiertos a la creatividad, que contribuyen a reforzar el desarrollo del progreso personal.

 

LOS ELEMENTOS DEL MÉTODO

 

1. La Ley y la Promesa

 

La Ley y la Promesa son los principales textos ideológicos scouts.

La Ley Scout afirma un conjunto de valores universales que proponen una forma de vida, una propuesta concreta, pedagógica, que realiza el Escultismo cuya aceptación es necesariamente una libre opción personal. Este compromiso, público y solemne, es la Promesa Scout.

 

2. La educación a través de la acción

 

Baden Powell daba a los responsables scouts este consejo: “dejad que se equivoque; a través de los errores se construye la experiencia.”

 

En el Escultismo se aprende a través de la experiencia y no de una enseñanza teórica, reconocemos el valor de las actividades espontáneas de los niños, niñas y jóvenes y confiamos en ellas como motor de la experiencia scout, que se convierte en un sinónimo de acción y de aventura.

 


 

3. La vida en pequeños grupos

 

El pequeño grupo es una fuente de experiencias que contribuye decisivamente al desarrollo integral de la persona.

 

En concreto, el juego scout se desarrolla prioritariamente en pequeño grupo porque garantiza la participación, el protagonismo, la asunción de responsabilidades y la corresponsabilidad en el progreso de las personas que integran el grupo de iguales. De esta forma se facilita la interacción positiva de sus integrantes, atendiendo a los intereses y necesidades de todo el mundo y permitiendo la aportación de cada persona al buen funcionamiento del conjunto.

 

4. El Acompañamiento Adulto

 

Cada responsable acompaña y ayuda personalmente a cada uno de los niños, niñas y jóvenes a jugar al escultismo. Su papel es, sobre todo, el deasegurar que los objetivos educativos del Movimiento están presentes para que cada scout pueda progresar extrayendo sus propias conclusiones de las experiencias que vive.

 

Para ello, orienta, apoya y confía responsabilidades a los niños, niñas y jóvenes, asegurándose de que tengan las condiciones adecuadas que necesitan y los medios para desarrollar las actividades que les interesan.

 

5. El Progreso Personal

 

El progreso personal en el Escultismo, que comienza con la incorporación al Movimiento, es el camino recorrido por cada niño, niña y joven para alcanzar los objetivos personales que se han propuesto dentro del marco de objetivos propios de cada Rama.

 

Los pasos de progreso son particulares y diferenciados para cada persona, es el propio niño, niña o joven quien decide hasta dónde quiere llegar. El progreso es valorado por cada scout y por el grupo de iguales, de manera que los y las responsables no son los únicos encargados de reconocerlo; es reconocido simbólica y públicamente, valorando la intención y el compromiso por parte del niño, niña o joven de lograr un objetivo; y tiene en cuenta lo que ocurre en su vida cotidiana y no sólo dentro del grupo scout.

 

6. La Vida en la Naturaleza

 

La Naturaleza constituye el marco privilegiado de la actividad scout en todas las ramas y para todas las personas que formamos el Movimiento.

 

Es el marco idóneo para el desarrollo de los sentidos, de las habilidades personales y de la sensibilidad. En ella es más fácil percibir y valorar lo esencial. Es también un medio de socialización, de acercamiento personal y de solidaridad. Permite profundizar en la confianza y adquirir responsabilidad individual y frente al grupo.

 

Es el ambiente más adecuado para descubrir y asumir el lugar del ser humano en el Universo, facilitando la apertura a la Trascendencia.

 

7. El marco simbólico

 

El marco simbólico es el lenguaje propio del Movimiento, que permite a todos sus miembros desarrollar una comunicación propia adaptada a cada edad. Este lenguaje da lugar a un sistema de identificación que cohesiona los grupos y refuerza el sentimiento de pertenencia.

 

Está formado por un conjunto de símbolos que representan la propuesta educativa del Escultismo: la pañoleta, la flor de lis, los colores de las Ramas, las canciones, las tradiciones, las ceremonias…

 

El lenguaje se adapta a cada una de las Ramas, en marcos estables permitiendo trasladar los valores del escultismo a través de un juego hasta la vida real.