Día de Europa en la ESO

  

La historia de Europa no solo está hecha de grandes logros de los que podemos estar orgullosos. Hay también muchos hechos que no deben repetirse y que no podemos olvidar como las dos Guerras Mundiales del siglo pasado. Durante siglos, las naciones europeas han luchado entre sí en terribles guerras por razones de poder, propiedad o religión.

 Jean Monet reflexionó sobre esto y presentó una nueva idea: que los gobiernos de Francia y Alemania (y quizás también otros países europeos) dejaran de controlar su propia industria y permitieran dirigirla a personas de todos los países implicados, que deberían sentarse alrededor de una mesa y discutir y decidir las cosas juntos. Así, la guerra entre ellos sería imposible.

 El ministro del gobierno francés del momento, Robert Schuman, pensó que era una idea brillante y la anunció en un importante discurso pronunciado el 9 de mayo de 1950. El discurso convenció no solo a los líderes franceses y alemanes sino también a los de Bélgica, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos. Todos ellos decidieron reunirse y formar un club al que llamaron Comunidad Económica Europea del Carbón y del Acero (CECA), cuyo fin seria trabajar con fines pacíficos y ayudar a reconstruir Europa a partir de las ruinas de la guerra.

 Los europeos pertenecemos a muchos países diferentes, con diversas lenguas, tradiciones, costumbres y creencias. Sin embargo hay muchas cosas que nos unen, como por ejemplo el origen común de muchas de nuestras lenguas; tenemos diversos orígenes que se entremezclan, por las diversas  migraciones que a lo largo de la historia ocurren en este continente; compartimos costumbres, música, arte y tradiciones; casi todos los europeos creemos en ideas como la justicia, la libertad de opinión, el respeto mutuo y la ayuda a quienes lo necesitan.

 La Unión Europea ha logrado que muchos países europeos sean aliados y ha instaurado la paz entre sus miembros. Trabaja por establecer una paz duradera entre sus vecinos y en todo el mundo, además de ayudar a las regiones y países con problemas.

 Europa además tiene su propia bandera que es azul con 12 estrellas amarillas, y tiene su propio himno: la Oda a la Alegría, de la Novena Sinfonía de Beethoven.

 Todo esto es lo que celebraron en la tarde del lunes 9 de Mayo nuestros alumnos de ESO. Todas las clases tenían asignado un país de la Unión Europea sobre el que tenían que preparar una presentación para sus otros compañeros.

  

Se trataba de decorar las clases con motivos típicos del país y convencer a los visitantes de que su país era el más adecuado para hacer turismo en él. El país más votado tendría como premio una bolsa de gominolas. Pero, sobre todo, de esta celebración deberíamos recordar que vivimos en un pequeño paraíso lleno de oportunidades para estudiar y para vivir, en la que se respetan los derechos humanos, las libertades civiles y el medio ambiente.

 

 

Una vez más nos sorprende la creatividad de nuestros alumnos y su capacidad de trabajo en equipo para conseguir un fin común. Pudimos pasar de la fría Finlandia a la cálida Italia; visitar Portugal y terminar en la República Checa, pasando por Alemania. Degustamos comida griega, italiana,…; bebimos diferentes tés y vimos danzas típicas de Alemania, España y Holanda. Las decoraciones de las clases recogieron las características más típicas de cada país, y las presentaciones y packs turísticos nos hicieron soñar con viajes inolvidables.

Al final tras unas disputadas votaciones los países ganadores fueron Irlanda, 1ºD e Italia, 3ºB. ¡ENHORABUENA CAMPEONES!